Etiquetas

, , ,

Publicado en el Diario La Nación de Neiva (Huila, Colombia) el 02 de Enero de 2011.

La misma energía que desperdicias como consecuencia de manejar ansiedad e incertidumbre pensando en qué te puede deparar el nuevo año, puedes usarla en la consecución de tus metas. ¿Cómo puedes hacerlo? Trabajando en los pensamientos que albergas en tu mente, las palabras que utilizas y las acciones que ejecutas hoy, ya que todo esto en conjunto define y moldea tu mañana.

Lo tienes todo: la sabiduría de Dios en tu interior, el talento, el conocimiento, las fuerzas del universo y el apoyo de un equipo celestial compuesto por ángeles, arcángeles, guías, maestros y otros seres de luz, que te conectan con la verdad de tu ser y te ayudan a moverte en la dirección de tus sueños.

Tus habilidades co-creadoras son enormes. Con tu intención envía una señal al universo atrayendo todo lo que tu corazón desea para el año entrante. A continuación algunas pautas para lograrlo:

1. Esclarece el punto donde te encuentras actualmente.

Analiza cómo está tu vida en este instante. ¿Qué no está funcionando como debiera? ¿Cuáles áreas necesitan tu mayor atención (Familia, trabajo, pareja,  auto-estima, salud, estudio, finanzas, etc.)?

Somos expertos en evaluar las debilidades de los demás, pero en el momento en que nos toca hacerlo con nosotros mismos ya no las vemos tan fácilmente. Fingimos y aparentamos que todo lo tenemos manejado.  Nos aterra sentirnos frágiles o mostrar nuestra vulnerabilidad a los demás y no nos damos cuenta que los mas engañados somos nosotros mismos.

Si no tenemos un punto de partida difícilmente conseguiremos nuestros sueños. Si te cuesta trabajo, aceptar o “ver” tus fallas invoca a tus ángeles y pídeles que te ayuden a ver eso que no alcanzas a ver de ti mismo.

Clarifica tu mente, revisa tus pensamientos y descarta todos los que se relacionen con miedo, carencia, preocupación, rencor, etc.

2. Reconcíliate contigo mismo.

Perdónate y acepta que eres un ser fascinante, un adorable hijo de Dios. Repítete que eres una persona magnifica y créelo. Libera los sentimientos de reproche que sientes hacia ti mismo. Comprende que siempre has actuado con el conocimiento que tenías en cada momento y que con cada “equivocación”, tu alma ha aprendido y evolucionado.

3. Define tus metas.

Con una clara visión establece tus propósitos a corto, mediano y largo plazo. Obviamente da fuerza a tus prioridades y a los planes que te hacen ilusión, alineándolos con tu proyecto de vida.

4. Crea una “Cartelera de Sueños” para el año próximo.

Para manifestar tus deseos diseña una “Cartelera de Sueños” (con fotos, dibujos o palabras que representen tus metas) o escribe una lista. Ya sea la cartelera o la lista, mantenlas a la vista y visualiza tus deseos ya convertidos en realidad, agradeciendo también todo lo que hoy ya posees.

5. Delimita las herramientas: ¿Cómo vas a hacer realidad tus sueños?

Reconoce, desarrolla tus habilidades, fortalezas y la experiencia que tienes. Analiza en qué eres bueno, si puedes, estudia para afianzar tus dones.

Además pide a tus ángeles que te ayuden a enfocar cada área de tu vida de una manera más armoniosa y descomplicada. Reorganiza sus rutinas. Solicita a tus ángeles que te muestren nuevas y creativas maneras de hacer tus actividades diarias.  Prueba nuevos enfoques, descubre formas nuevas de vivir.

6. Agradece de antemano todas las bendiciones que te traerá el año que entra.

Emociónate. Confía en que recibirás lo mejor, ten la absoluta certeza de que así será. De la mano de Dios y tus ángeles, tú puedes conquistarlo todo.

7. Entrega tus preocupaciones.

El sufrimiento viene de nuestras expectativas. Si deseas algo pero al mismo tiempo tienes miedo de no recibirlo, el universo no te lo concederá. Tus temores se convierten así en barrera para manifestar tus deseos.

Permítele a tus ángeles que intercedan por ti en la consecución de tus sueños. Alivia tus cargas formando una sociedad espiritual con tus mensajeros celestiales, entregándoles todas las preocupaciones respecto al mañana. Ellos se encargarán de disolverlas para que tu no te prives del momento presente.

8. Haz un compromiso contigo mismo.

Cuídate, nutre tu cuerpo y tu alma. Aliméntate sanamente, haz ejercicio y dale a tu cuerpo físico el descanso que requiere. Comprométete a permanecer positivo día a día independientemente de las circunstancias externas, de la actitud o de lo que piensen otras personas. Sostén tu fe aún en situaciones intensas e invoca a tus ángeles para que te ayuden a mantener la mejor perspectiva en cada contexto.

Para terminar, libera lo viejo y acoge lo nuevo. Despídete de lo temporal, lo superfluo, lo irreal y pasajero dándole la bienvenida a lo definitivo, al nuevo Tú que renace. Céntrate en lo que realmente quieres proyectar. Escucha en silencio el pedido de tu corazón y crea tu propia vida. Envía bendiciones y energía amorosa al mañana y recibe a gusto el año que viene.

Martha Muñoz Losada

Anuncios