Etiquetas

, , ,

Publicado en el Diario La Nación de Neiva (Huila, Colombia) el 27 de Noviembre de 2011.

Este miércoles 30 de noviembre será el lanzamiento del libro ‘Lecciones con Ángeles’ de la columnista y colaboradora de la Edición Dominical de LA NACION, la huilense Martha Muñoz Losada. El acto cultural se cumplirá a las 6:30pm en las instalaciones de la Biblioteca Departamental ‘Olegario Rivera’ del Centro de Convenciones ‘José Eustasio Rivera’ de Neiva. Por ello, hemos querido entrevistarla y ahondar en este tema de ángeles.

Ayudar a ‘despertar y comprender  que todos hacemos parte de un plan divino perfecto, que nada ocurre al azar y que de la mano de Dios y de los ángeles, todo lo podemos superar’ es uno de los propósitos en los cuales está empeñada la huilense Martha Muñoz Losada, Terapeuta en Sanación con Arcángeles.

Por ello, luego de un poco más de un año de estar escribiendo su columna quincenal en la Edición Dominical de LA NACION sobre ángeles, ha sacado a la luz pública un libro que recopila sus conocimientos y enseñanzas alrededor de este vital tema.

Se trata de la obra ‘Lecciones con Ángeles’, que será presentada este miércoles  30 de noviembre a las 6:30pm en las instalaciones de la Biblioteca Departamental ‘Olegario Rivera’ del Centro de Convenciones ‘José Eustasio Rivera’ de Neiva, a la cual están invitados todos sus lectores y seguidores, ya que es un acto abierto y en el cual ella estará complacida y encantada de compartir con los asistentes.

LA NACION entrevistó a Martha Muñoz Losada para que nos acercara al origen, experiencias y objetivos del libro ‘Lecciones con Ángeles’

¿Cómo define usted el libro Lecciones con Ángeles?

Lecciones con Ángeles es la cristalización de un sueño desde el amor. Es mi manera de contribuir a expandir la luz y crear conciencia en estos tiempos de transformación. He entendido y aceptado que mi misión es comunicar, enseñar y ayudar a otros a que encuentren en lo más profundo de su corazón su manera individual de conectarse con Dios, con los ángeles y con la sabiduría que reside en su interior.

¿Qué son realmente los ángeles?

Los ángeles son creaciones de Dios, mensajeros celestiales. Seres de luz maravillosos, infinitamente amorosos y creativos. Su misión es la de guiar y proteger nuestro paso por la vida. Como conocen las lecciones que vinimos a aprender, nos apoyan para que las superemos de la manera más armoniosa posible. La clave está en dar nuestro permiso, agradecer de antemano y pedir su ayuda. Jesús dijo: “pide y se te dará, pero pedid con fe”.

¿Cómo nace la idea de escribir una obra sobre ángeles en una sociedad tan material como la de hoy en día?

Justamente por eso mismo: porque la humanidad necesita un cambio y somos muchas las personas que ya lo sentimos y deseamos este despertar del que tanto se habla. La transición es inminente, es momento de reaccionar, de dejar de vivir en piloto automático y hacer conciencia de lo que realmente importa, de reencontrarnos con nuestro propio ser y de recordar quiénes somos: hijos amados de Dios, literales manifestaciones del Creador en toda su expresión.

Aun cuando el alma es eterna, cada experiencia vivida es efímera y debemos hacer que cada instante sea precioso, que cuente, para que al final el balance sea el mejor. Además, no podemos olvidar que todas las personas estamos conectadas, que formamos una unidad con todo lo que nos rodea y con Dios. Lo que le hago al prójimo en últimas me lo estoy haciendo a mí misma. Cada ser que decida elevar su conciencia suma a la colectividad y nos beneficiamos todos.

¿Qué van a encontrar los lectores en Lecciones con Ángeles?

El libro recopila y organiza de manera distinta, algunos de los artículos publicados en mi columna de la Edición Dominical de LA NACION. Contiene 25 lecciones y un apéndice sobre arcángeles y sus especialidades. Las lecciones se agrupan en cuatro secciones: lecciones básicas, conexión angelical, herramientas celestiales de sanación y trabajando con tus ángeles. La idea es ir llevando al lector desde la teoría elemental de qué son los ángeles, cuántos ángeles tenemos, cuales son las canales de comunicación angelical, cómo y qué podemos pedirles, etc.; recordarle las llaves con las que contamos para abrir las puertas de la sanación; me refiero al amor, el perdón, la gratitud, la oración, el silencio interior, el lenguaje y la frecuencia vibratoria, para luego aplicar este saber a la vida diaria, permitiendo a estos seres de luz que nos apoyen en cada circunstancia.

Hablo de “recordar”, porque todo el conocimiento ya está dado. Obviamente, por su libre albedrio cada quien tiene la libertad de alinear su voluntad con la de Dios y de seguir o ignorar su propia guía interior. Lecciones con Ángeles es un manual de enseñanza, fácil de leer y asimilar. Es un libro pequeño, hermosamente diagramado, cómodo de cargar; una muy bonita opción para regalar esta navidad.

La mejor experiencia personal con ángeles que usted nos pueda compartir.

Son muchísimas las oportunidades en las que he sentido su acompañamiento. No se necesita que nos sucedan cosas extraordinarias para reconocer el sello de Dios y los ángeles. Cada día es un milagro y un recordatorio de la grandeza del Padre. No puedo catalogar una experiencia mejor que otra. Los ángeles nos asisten en todo. Por ejemplo, cuando voy a conducir les pido que me protejan. A manera de anécdota le cuento señor Zabaleta, que hace menos de dos semanas, después del segundo puente festivo, el martes me confundí, creyendo que era lunes, y agarré el carro que tenía restricción (pico y placa). Estuve toda la mañana circulando sin problema y haciendo varias vueltas en Bogotá, que es donde vivo. Y cuando llegué a la casa al medio día alguien me hizo caer en cuenta del error y hasta me dijo: “¡qué ángeles los que usted tiene señora!”

Desde que acepté la presencia de los ángeles en mi vida y aprendí a reconocer sus manifestaciones, a diario me envían sus señales en: procesos que aparentemente se ven difíciles y se resuelven  “milagrosamente”, circunstancias que se acomodan para mi bien, “casualidades”, recursos que me llegan, etc. Si hablamos de grandes eventos, por lo que significó en mi vida y en la de mi familia, la ayuda de los ángeles fue vital en el manejo del duelo por la muerte de mi papá en el 2003 y en la recuperación de mi enfermedad en el 2008.

¿La llegada de los ángeles a su vida fue algo casual o desde  pequeña sintió esa relación?

Desde pequeña siempre sentí inclinación y fascinación por el mundo sutil. Aunque me daban miedo muchas cosas, sabía que no estaba sola y que me acompañaban seres especiales. Tenía innumerables preguntas y quería “aprender” de todo. Siendo adolescente, para un diciembre les pedí a mis papás que me regalaran varios libros sobre espiritualidad, metafísica, intuición, y pasaba horas leyendo, inmersa en temas que para otras niñas de mi misma edad no representaban ningún atractivo.

Sin embargo, el interés no era permanente; era como por temporadas. Pasaban épocas largas en que no me ocupaba de esto. Fue hasta hace ocho años, cuando la tragedia tocó mi vida que sentí definitivamente el llamado. Todo ocurre a su debido tiempo; además, es a veces en medio del dolor, que despertamos y comprendemos que hacemos parte de un plan divino perfecto, que nada ocurre al azar y que de la mano de Dios y de los ángeles, todo lo podemos superar.

¿Lecciones con Ángeles es un libro para leerlo o practicarlo?

Leerlo conlleva a practicarlo. Definitivamente, sin la práctica no hay logro y no podemos quedarnos en ideas bonitas. El crecimiento no se delega, es una experiencia individual. La vida hay que vivirla para realizarla y nadie puede hacerlo por uno.

¿Qué significa que usted sea terapeuta en acompañamiento espiritual y en sanación con arcángeles?

Significa empoderar a otros para que recuerden su origen y recuperen su valor. Todos somos seres potenciales de luz, abundantes por naturaleza y merecedores por igual de las riquezas de nuestro padre. Como terapeuta se que cada persona tiene capacidad de auto-sanación, lo reconocí en mi propia experiencia al recuperarme de un cuadro clínico que ningún médico pudo diagnosticar y del que salí adelante trabajando mis propios miedos, entendiendo la conexión con Dios.

No pretendo persuadir ni convencer a nadie. No me considero especial ni diferente. No soy un maestro ni un guía; simplemente deseo inspirar, acompañar, respetando el paso de la otra persona. No importa en qué etapa del camino se está, si ya se lleva tiempo o recién estamos iniciando, las respuestas que buscamos están en nuestro corazón y nuestro máximo maestro reside allí mismo. Este es un proceso infinito como el amor de Dios.

¿Cómo recibe los comentarios y consultas semanales que le hacen los lectores de LA NACION?

Las personas que me escriben al correo angelical lo hacen de una manera muy cariñosa. Me felicitan y animan a seguir con mi labor y yo recibo sus comentarios con mucha gratitud. Solo en una ocasión una señora me cuestionó y me dijo que cómo me atrevía a hablar de ángeles en un mundo tan violento, en el que se notaba que los seres de luz no existían ya que no hacían nada por nosotros. Hay quienes además me cuentan sus historias y piden orientación. También me hacen consultas puntuales sobre a qué ángel acudir en un caso particular o cómo superar determinada situación.

Por último, ¿por qué debemos aprender  a invocar a los ángeles?

Porque los ángeles ven en nosotros nuestro verdadero ser. Ellos conocen nuestros sueños más profundos y nos pueden ayudar a realizarlos. Si se los pedimos, nos guían por el camino más amoroso para simplificar y resolver los retos diarios. Los ángeles nos ayudan a derrumbar esos obstáculos que nos impiden sintonizarnos con nosotros mismos y con la divinidad, despertando nuestro potencial ilimitado.

 Heber Zabaleta Parra

Anuncios