Etiquetas

, , , ,

Publicado en el Diario La Nación de Neiva (Huila, Colombia) el 24 de Octubre de 2010.

Los arcángeles son seres supremos de luz extremamente poderosos, muy sabios y amorosos. Constituyen el vínculo más importante  entre el Creador y la humanidad. Cada uno tiene una misión específica para defender, motivar, guiar, sanar y brindar orden y felicidad a nuestras vidas.

Jerárquicamente son los “jefes” de las huestes angelicales. Físicamente hablando, son descritos como más grandes en tamaño y más luminosos que los ángeles. Como el resto de los seres celestiales, no tienen género, pero su energía si es muy distintiva, por lo que pueden ser catalogados como masculinos o femeninos. Son omnipresentes y pueden ser invocados en cualquier momento y para cualquier situación. No hay forma de “equivocarse” al llamarlos. Una petición sincera es más que suficiente para alinearnos con su asistencia. Como siempre, nuestro permiso es indispensable, ya que por la ley del libre albedrio ningún ser celestial interviene si no lo autorizamos. A diferencia de los maestros ascendidos, los arcángeles nunca encarnaron en la tierra, a excepción de los arcángeles Sandalfón y Metatrón. Como extensiones divinas que son, cada arcángel representa una faceta de Dios proporcionándonos las herramientas necesarias para nuestro desarrollo espiritual.

No hay consenso respecto a cuantos arcángeles hay. Documentos sagrados; Santo Tomás, Dionisio y otros no se ponen de acuerdo si existen siete, diez, quince o más Arcángeles. Podrían ser millones como en cualquiera de los otros nueve coros. La Biblia sólo menciona tres arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael. La iglesia católica se refiere a ellos como santos: San Miguel (patrono de la policía), San Rafael (patrono del área de la medicina en general) y San Gabriel (patrono de las comunicaciones). En el calendario de santos, el día que corresponde a estos tres arcángeles es el 29 de septiembre.

Contrario a los ángeles de la guarda que nos acompañan desde el momento en que nacemos, los arcángeles nos asisten por “temporadas” mientras superamos y aprendemos una lección. Sin embargo si es nuestro deseo, podemos solicitarles que permanezcan con nosotros por siempre.

Cada arcángel emana un campo energético definido y especifico que crea la apariencia de halos de luz (rayos) con diferentes colores. Estudiosos de diversas áreas han asignado para cada uno de los arcángeles más conocidos,  elementos, centros energéticos (chakras), minerales, planetas, días de la semana, flores y hasta signos zodiacales y números.

Aunque la mayoría de las tradiciones incluye al menos quince arcángeles principales, en nuestro medio generalmente se habla de siete arcángeles. Este articulo se desarrollará en dos partes y presentara los quince arcángeles más populares. El día de hoy se exponen los primeros cuatro arcángeles.

ARCANGEL MIGUEL: su nombre significa Quien es como Dios. Sin duda el arcángel más destacado. Jefe de todos los ejércitos angelicales. Se dice que es el Príncipe de la Luz, símbolo del eterno triunfo de la verdad y la luz sobre las tinieblas. Canonizado en 1950 por el Papa Pío XII como San Miguel, patrono de la Policía y Custodio de la Paz. Se le representa con una espada y una balanza, símbolos de la justicia.

Máximo protector de personas y bienes, del espíritu y de la superación Su principal función es la de eliminar las toxinas de miedo en la tierra. Encarna el poder, la conciencia divina y la perfección de la voluntad de Dios. Al invocarlo nos ayuda a ser valientes ante la adversidad. Proporciona protección, confianza, fortaleza, vitalidad, incremento en la auto-estima y seguridad. Su energía es muy masculina y contundente. Nos asiste empoderándonos para encontrar nuestro propósito de vida. Ayuda a la purificación del planeta. El color de su halo es azul índigo, azul morado y dorado.

ARCANGEL RAFAEL: su nombre significa Dios sana. Se le representa con un cayado en la mano, símbolo de la sabiduría.

Sanador de seres humanos como de animales. Es el médico angelical para todas nuestras enfermedades del cuerpo y del alma. Angel de la herbolaria y la ecología. Custodio de la unión familiar, de los novios, el matrimonio y la medicina en general.

Ayuda con su misión de vida a los que quieran ser sanadores. Nos muestra modelos para curarnos a nosotros mismos encontrando los medios en la naturaleza y en la energía universal, para asistir a otros también en su sanación. Ayuda a soltar y neutralizar emociones negativas que pudieran llegar al plano físico enfermando el cuerpo y la mente. Se le invoca además para eliminar y reducir adicciones y antojos. Al igual que en la recuperación de animales domésticos extraviados.

Su presencia es suave y reconfortante. Relaja el stress y la ansiedad. Cuida a los viajeros y caminantes. Su halo es color verde esmeralda.

ARCANGEL GABRIEL: su nombre significa fuerza de Dios. Se le representa con una vara de perfumada azucena, que entregó a María en el momento de la Anunciación y que representa la pureza inmaculada de la Virgen Santísima. Es el mensajero de Dios por excelencia y el que comunica a los hombres las grandes noticias de parte de Dios. En 1951, el Papa Pío XII lo nombró patrono de las telecomunicaciones. Luego en 1972, el Papa Pablo VI nombró a san Gabriel arcángel patrono de los Correos. Además es patrono de los embajadores y diplomáticos y de todos los empleados y operadores de radio, telefonía y televisión. Igualmente de todos los mensajeros. Actualmente, muchos lo consideran patrono de los cibernautas y del Internet. En general, todo lo que haga referencia a la comunicación

Su energía es muy femenina. Es el arcángel de los artistas, los oradores, los maestros; de las emociones, las relaciones humanas, el arte y la creatividad. Se lo invoca cuando hay problemas familiares, peleas, desunión, abusos, adicciones, soledad, dificultades para encontrar el  amor, problemas de pareja, falta de inspiración artística. Por ser el arcángel de la anunciación también posee un rol muy especial en todo lo relacionado con concepción, adopción, embarazo, nacimiento y crianza de los hijos. El color de su halo es cobrizo.

ARCANGEL URIEL: su nombre significa luz o fuego de Dios. Es el arcángel de la iluminación, la sabiduría, el conocimiento y la intelectualidad por lo que es ideal para ser invocado por estudiantes al preparar y presentar exámenes.

Ilumina las situaciones y las personas ayudándonos a reconocer la luz que existe dentro de cada ser humano. Trae claridad a la mente, proporcionándonos ideas brillantes y creativas. Al arcángel Uriel se le relaciona además con el clima y los cambios planetarios. Su energía es muy sutil, siendo su halo color amarillo.

Martha Muñoz Losada

Anuncios