Etiquetas

, , , , ,

Publicado en el Diario La Nación de Neiva (Huila, Colombia) el 02 de Diciembre de 2012.

La vida en si misma es un reto y la finalidad no es sobrepasar a nadie, mejor superarse a si mismo. No es estar por encima de tu hermano, sino más arriba de lo que tú eras ayer.

Acercándose la celebración de la navidad, me permito extenderte el llamado que la sabiduría divina en mi corazón me ha hecho renacer. Esto implica despertar, transformación y definitivamente cambios. He aquí entonces mi invitación para que emerjas en un nuevo ser diciéndole sí al cambio. ¿En qué áreas? En aquellas que tu mente menos desee modificar o también en esas que te incomoden más. ¿Complicado? No tanto.

La siguiente entonces es la pauta angelical que te sugiero:

  • Define los aspectos, los esquemas, los hábitos y las creencias que desees transformar, da el primer paso y avanza con firmeza. No te fíes de los planes del ego, de lo que te haga creer te conviene o no, ya que buscará incesantemente recordarte tus limitaciones, lo que según él, ya no puedes alcanzar, lo improbable. Sin importar lo que esa voz necia te diga, tú eres capaz de lograrlo todo y renacer es tu misión. Todo es posible desde la conciencia y el amor.
  • Adáptate, desde lo más noble y sagrado de tu ser invoca a tus ángeles para que te ayuden a elevar tu nivel de comprensión. Todo pasa, así que no te aferres a nada. Evoluciona, recuerda que eres un canal por el que la energía divina fluye constantemente, mantenlo despejado y libre de apegos. Regálate todas las oportunidades que necesites y corta lo que ya cumplió su ciclo.
  • Siente el latido del universo dentro de ti. Explora la inmensidad de tu corazón y todas tus posibilidades. No cuestiones ni analices tanto, deja la mente a un lado. Al decirle sí al cambio desde el amor, es como si la iluminación propia de la navidad entrara en tu ser. Notarás como lo racional pierde su peso.
  • Encara tus miedos. A muchos nos está sucediendo por estos días que viejos temores como que brotan de nuevo y hasta asuntos que creíamos haber resuelto vuelven a relucir, otras personas están padeciendo malestares físicos y de salud.  A mi manera de entender, esto es producto de algún porcentaje de resistencia, un rezago de energías caducas que aún continúan en nosotros sin sanar y que ya no resuenan con el nivel de conciencia al que estamos aspirando. Esta es la ocasión de transmutarlos agradeciendo lo que nos aportaron en su momento.
  • Hónrate, auto-obsérvate y compréndete. No te evites. No es reorganizando las distintas experiencias que ya ocurrieron en tu vida, sino encontrándote a ti mismo que renaces. Para todo hay un tiempo y éste es el de la preparación. Antes de buscar emerger y abrir tus alas, dale tu atención a esos aspectos que aún necesitan todo tu amor. Abraza, integra y lleva luz a las partes que no te gustan de ti. Ama todas tus facetas.
  • Los ángeles están muy cerca, nos aman y es su alegría vernos felices. Encuentra un espacio para ti y para tus seres queridos; comparte, disfruta en familia. Dedícate a esas actividades que te llenan de gozo. Recupera tu sensibilidad. Ama, ríe, abraza, besa, danza y respira conscientemente. Eres la obra maestra del Creador, su más fina melodía.
  • Escucha y atiende tu cuerpo. Siempre te habla y te indica lo que no se encuentra alineado en tu ser. Aliméntate sanamente, consume más vegetales y frutas frescas, toma mucha agua; consiéntete y descansa. Indiscutiblemente, las acciones de tu mundo exterior trabajan en beneficio de tu mundo interior.
  • Despierta el divino y grandioso ser que ya eres. Cuando la energía del amor y la alegría están presentes, tu frecuencia vibratoria se eleva de inmediato. Además, mediante tu intención hazte disponible y suscita tu fuerza creativa. Al poner toda tu voluntad en una meta, te conviertes en el motor que genera el inicio. Pero, usa tu poder sabiamente sin considerarte invencible, sabelotodo o rescatador.
  • Agradece el día a día siendo el observador que se mantiene neutral, no juzgues ni controles y admite que cada minuto es tan solo eso, un mágico pero minúsculo instante en este viaje maravilloso que representa la vida. El ayer ya no está y el mañana tendrá las bases que tú construyas hoy. El futuro será fascinante en la medida que expandas tu conciencia, cambies de percepción y vivas en el eterno presente.
  • Perdona todas tus memorias de dolor. Perdonar a otros y a ti mismo, clarifica tu relación con el mundo y te prepara para emerger libre y sin ataduras. Con tu corazón dispuesto, pide a tus ángeles que te ayuden a remover cualquier resentimiento que aún albergues.
  • Aparte de la armonización mental y emocional, también es muy importante despejarte energética y físicamente. Limpia la basura y todo lo tóxico en tu entorno. La naturaleza y sus fragancias son increíbles siempre. Aromatiza tus ambientes con esencias naturales y aceites esenciales. Al escogerlos déjate llevar por tu intuición. Y si quieres luego investiga sus propiedades y usos. ¡Descubrirás cómo no te equivocaste!

Este es el tiempo que es y ya no podemos seguir de la misma manera que lo hacíamos antes. Seguir actuando igual, una y otra vez, esperando resultados diferentes no te va a brindar eso que tu alma desea. Todo está dado para que renazcamos en seres evolucionados, pero la orden y el SI, lo da cada uno. La elección es individual. Ya recibiste la invitación, ¿te animas entonces?

Me encantará saber que somos muchos los que nos decidimos.

Feliz y bendecida Navidad para ti.

Martha Muñoz Losada

 

Anuncios